Ida & Magnus, de Noruega a Mallorca

Hoy os mostramos la boda de esta pareja de noruegos que buscaban algo diferente. En su primer email ya captaron nuestra atención, pues aunque los dos residen en Noruega y no tienen ningún vínculo con Mallorca, les parecía aburrido hacer una boda convencional en su ciudad natal. Comenzaron a navegar por internet hasta llegar a la web de Moments. Dicen que empezaron a mirar imágenes de nuestras redes sociales y que todo lo que veían, transmitía lo que ellos estaban buscando, así que…¿Nos casamos en Mallorca? ¡Dicho y hecho! Después de cruzarnos varios emails, ya tenían claro que su destino era este.

Ida, eligió un hotel céntrico donde compartió risas con su madre y amigas. Pasaron la mañana relajadas, tomando algo de champagne y comiendo sushi! Ella es muy natural y casi nunca lleva maquillaje, por lo que se maquillaron y peinaron ellas mismas.

Se casaron el 17 de Junio, y como era una boda muy íntima con su familia más próxima y amigos, elegimos la Finca La Real. Se encuentra cerca de la ciudad, donde estaban alojados la mayoría de sus invitados, además de ofrecer los espacios perfectos para una ceremonia reducida, y la posterior cena.

Para la decoración de la ceremonia recurrimos a las preciosas sillas restauradas de Rent by Moments y colocadas en forma de semicírculo con los novios en el centro. No querían mucha flor, por lo que la decoración fue principalmente cactus en los preciosos botes metálicos de colores.

Fue una boda muy emotiva. El momento más bonito fue cuando la hija de Magnus les hizo entrega de los anillos.

Una vez marido y mujer, comenzaron con el aperitivo a cargo de The Cutting Edge Catering y una limonada fresquita en nuestro tenderete.  Además, mientras todos se relajaban, pudieron disfrutar del sonido de la guitarra española de Oscar Guerrero.

Después del aperitivo, pasamos al patio central de la finca. Un lugar perfecto para cenar. Guirnaldas de bombillas, mesas redondas para los invitados y una mesa imperial para los novios y sus padres. De fondo, un enorme árbol también con guirnaldas de luz le daban un ambiente muy romántico a todo el espacio.

Muchos discursos cariñosos de padres, amigos e hija del novio hicieron saltar alguna que otra lagrimilla. Después de disfrutar de la fantástica cena que preparó The Cutting Edge, los más golosos saborearon una mini réplica de la tarta nupcial creadas por Dolça Pastisseria y del carrito-bici de helados de Cucurull Bike.

 

Después de que los novios bailaran el clásico vals, pasaron a la zona de la disco, decorada de manera muy cosmopolita, con mezcla de mobiliario y materiales. ¡El cigar córner y whisky fue todo un éxito!

La encargada de no perder detalle con su objetivo fue la fotógrafa Emma Fenton.