Noor Fares & Alexandre Al Khawam

Nos encantan las bodas de famosos, con su pasarela de celebrities, ver los más selectos diseños de los mejores modistos, esas iglesias preciosas con toda la decoración, las impresionantes cenas, el baile de cuento de hadas… ahhh que bonito suena todo esto.

¡Por suerte estamos en temporada de bodas! que es nuestra época favorita del año. Disfrutamos muchísimo organizando y decorando nuestras bodas como viendo las demás. Y sabemos que a ti también te gustan para ir cogiendo ideas y porque no, soñar un poquito también.

¿A quien no le gustaría tener una boda de princesa?

Hoy os traemos la boda de Noor Fares y aunque no es una princesa nada tiene que envidiar a una. Esta joven de origen libanés y prestigiosa joyera dio el “si quiero” a Alexandre Al Khawam la semana pasada.

Noor fue la encargada de comunicar su enlace con esta foto vía Instagram: “Cuando intercambiamos los votos…”

Esta joven libanesa es muy amiga de Tatiana Santo Domingo, pero esta, no pudo acudir al enlace ya que acaba de dar a luz a una preciosa niña.

La prestigiosa diseñadora conocida mundialmente por sus coloridas y modernas joyas, ha vivido en muchos países a lo largo de su corta vida. Noor es fruto de una adinerada familia libanesa aunque creció en Paris. Mas adelante se mudo a Boston para licenciarse en Historia y después estudió Gemología y Diseño en Londres, donde actualmente reside.

Las joyas siempre han estado presentes en su vida y para ella tienen un significado especial. Sirven de protección, para traer suerte y para conseguir el amor. Sus diseños son caracterizados por la esencia de sus fuertes raíces del viejo mundo libanés con la modernidad de los nuevos tiempos.

Noor y Alexandre anunciaron su compromiso entre amigos. Organizaron una cena con sus más allegados en octubre del año pasado para darles la gran noticia.

Y hace un mes hicieron sus despedidas por separado. Ella con sus amigas de Sri Lanka y el empresario con los suyos.

Fueron cinco intensos días de celebración entre Inglaterra y Francia. Muchas fiestas, dos bodas y un total de cinco vestidos que lució la novia.

La pareja realizó una fiesta temática inspirada en las mil y una noches el día antes de la boda en Inglaterra. Todos los instados se vistieron para la ocasión con trajes de la India y tenemos que confesar que la fiesta quedó preciosa. Esa composición de telas de colores, brillantes bordados, joyas espectaculares, infinitos cestos de flores de diferentes colores… uff!!! una maravilla digna de las más prestigiosas revistas de decoración.

Si tuviéramos que poner una pega, pequeñita y sin mucha importancia, serian esos ramos de rosas y margaritas artificiales multicolor ¿Qué os parecen? A nosotras, que restan naturalidad a la decoración étnica y no encajan con el estilo.

La primera boda fue por lo civil en Cliveden, en una lujosa casa señorial situada en Berkshire, Inglaterra. Noor Fares contrajo matrimonio con un bonito vestido sencillo de estilo romántico y por encima del tobillo, bastante informal. La diseñadora de joyas optó por un semirrecogido dejando suelta su preciosa melena, adornado con pequeñas flores blancas y verdes. Después de la ceremonia dieron un paseo en barco acompañados de sus invitados hasta llegar al banquete. Ella se cubrio los hombros con un abrigo de piel.

De vuelta al interior, los recién casados ofrecieron a sus familiares y amigos un gran banquete seguido de una divertida fiesta. Noor Fares se cambió de vestido y lució un precioso Elie Saab, que combinó con un impresionante collar de Gem Palace. La novia recogió su melena en un moño estilo años 20, ya que la temática de la boda giraba en torno a esta década.

La segunda, religiosa, en Normandía en la iglesia de Sainte Catherine a la cual acudieron familiares y amigos de la pareja, más de mil en total. La novia llego al altar acompañada del brazo de su padre. El vestido que lució en su boda lo firma Giambattista Valli, delicados bordados de encaje de “efecto tattoo” y una falda vaporosa con cola impresionante.

Después del enlace vino el banquete. la pareja subió al coche y saludo a todo curioso que acudió a los alrededores.

Y como no podía ser de otra manera no dejó indiferente a ningún invitado (ni decoradoras de bodas ; ).

La cena llamó la atención por la exuberante decoración de flores, candelabros y lámparas de araña del salón. Una decoración digna de una boda real.

La inmensa tarta de 12 pisos fue testigo del primer baile como marido y mujer. La esta ocasión Noor cambio de vestido y en esta ocasión eligió uno de la firma de Azzedine Alaïa. Mucho más sencillo y cómodo para dar comienzo al baile.

Catorce damas de honor, muy acordes para la ocasión con unos preciosos vestidos diseñados por Margherita Missoni y todos los tocados florales por Dana Alikhani y Tatiana Santo Domingo.

Fueron muchos los invitados famosos que no quisieron perderse la boda del año. Aquí os dejamos algunos.